top of page
Eucalyptus Tree

el pinchado en los campos de golf - parte iv

Esta será la última parte de los artículos dedicados a la labor del pinchado. Voy a tratar de que cualquiera pueda visualizar las diferencias de resultados en la práctica que implica la toma de decisiones en los pinchos a usar sobre un green.

 

Para algunos golfistas, aireación es una palabra terrible. Transmite imágenes de greens llenos de agujeros y superficies de green que, en el mejor de los casos, son inconsistentes y, en el peor, puede que no sean jugables en absoluto. Pero los golfistas serios entienden que la aireación es necesaria para mantener un césped sano. La aireación contrarresta los efectos del tráfico al tiempo que minimiza el riesgo de enfermedades.

"Hay que tener un programa continuo", dice la USGA Green Section.

pinchado.jpeg

 Cortesía de USGA 

Encontrar el enfoque ideal de aireación para el green de un campo de golf es un proceso influenciado por las condiciones específicas del campo y sus objetivos de mantenimiento. La decisión se reduce a las posibilidades y a las necesidades específicas del campo en un momento dado. También se pueden ajustar sus estrategias de aireación a lo largo de los años, respondiendo a cambios en las condiciones del campo o para lograr objetivos de mantenimiento específicos.

 

Por otro lado, la realización de la aireación en el momento justo asegura la recuperación y el regreso a una superficie uniforme de la manera más veloz posible. La clave para una recuperación rápida es realizar la aireación cuando el césped se encuentra saludable y en crecimiento activo.

tabla pinchado noticia panama.png

En la siguiente tabla se muestran las diferencias entre distintos enfoques según el tamaño de los pinchos usados. Muestra el resultado de la superficie de un green que es afectada al llevar a cabo la aireación. Aunque esto no es completamente cierto en la práctica por distintos aspectos técnicos más complejos que no se contemplan en la tabla sirve muy bien de forma ilustrativa.

 

Se han supuesto hasta cinco diámetros de pincho distintos, que a su vez se han dividido en tres marcos de trabajo distintos, es decir, distintas separaciones entre los agujeros situados a un lado y al otro. Las dos últimas columnas aportan una visión muy rápida del impacto sobre la superficie. Suele considerarse adecuado una renovación anual entre el 15-20 % de la superficie del green pudiéndose alcanzar con distintas combinaciones como puede apreciarse en la tabla. Por ejemplo, con unos pinchos de media pulgada con un espaciamiento de 1x2 serán suficientes 2 pinchados al año para conseguirlo. Sin embargo, si queremos “molestar” mucho menos a los jugadores y conseguir una recuperación más rápida, podemos optar por los de un cuarto de pulgada para el mismo espaciamiento, ¡pero sabiendo que para lograr la misma renovación deberíamos realizar la operación 8 veces al año!

 

El tamaño de los pinchos y la distancia entre los agujeros tendrán un impacto significativo en la salud, la jugabilidad, el coste de la operación y el tiempo de recuperación.

tapones-de-tierra-eliminados-del-campo-de-golf-desperdicio-de-la-técnica-de-aireación-cent

En resumen, el arte de la aireación requiere un equilibrio cuidadoso de varios factores, cada uno adaptado a las condiciones únicas del campo de golf. El objetivo siempre es mantener un césped saludable y jugable mientras se minimiza el impacto en el juego​

 

Dejo alguna reflexión para los que tienen la última palabra en las directivas a la hora de dejar realizar el trabajo a los técnicos.

Como cualquiera puede imaginarse, para que se lleve a cabo la labor del pinchado es necesario que haya trabajadores y maquinaria encima del green durante un tiempo determinado, de varias horas en este caso.

Por este motivo, de forma muy sabia, durante el pinchado algunos campos cierran el recorrido completo (sobre todo los que tienen más de 18 hoyos) y otros optan por cerrar 9 y permitir el juego en los otros 9 y después invertir. Pero después, hay otro tipo de campos (los menos) que lamentablemente deciden que no es necesario cerrar ningún hoyo en absoluto y que se puede seguir jugando al mismo tiempo.

En este caso los jugadores tiran al green incluso con los trabajadores encima del green, en una especie de “tiro al pato”, mientras los operarios intranquilos miran de reojo y tratan de esquivar las bolas, para después llegar al green y empeñarse en seguir el juego “pateando” con el green recién agujereado y/o lleno de arena.

Entenderán lo incómodo que es esto para todas las partes, y sé que muchos de los lectores se creerán que es broma, ¡pero les aseguro que sé de lo que hablo!

Autor: Antonio Márquez - Director y Superintendente Green Garden Corp. delegación Panamá

bottom of page